viernes, octubre 19, 2012

No escribo para ti sino para ti

Los riesgos de ser demasiado flexible al definir la audiencia

muñequitos vestidos con camisetas que llevan logos de superhéroes, pequeños nerds de juguete

Soy ñoña, incluso mamerta si se quiere, pero soy auténtica. Tengo claro que las referencias que uso son oscuras y que sólo algunas personas pueden entenderlas profundamente, sin embargo no me arrepiento. Escribo para mi tribu, no para la masa, por lo tanto no lloro cuando recuerdo que quienes me leen con fidelidad son menos de cien gatos.

Perderse al producir contenidos para Internet es muy fácil. No faltará el que diga “como a ese medio no lo ve nadie no importa lo que publiquemos ahí” y, claro, más tarde fracasará haciendo mucho ruido, justo como se cae en esta herramienta que cada día gana más atención.

gato disfrazado de calabaza

Es muy común ver cómo los usuarios novatos ─tanto empresas como individuos─ quieren ponerse al día de un momento a otro decidiendo que su presencia en redes sociales debe ser robusta, para lo cual publican todo lo que se les ocurre o abren cuentas en todas las herramientas de moda, creyendo que así serán lo máximo y estarán en la boca de todos. Sin embargo olvidan muchas cosas.

Un blog ─comencé a aprenderlo en el 2005─ es un medio de comunicación que se parece mucho a los anteriores, me guste o no. Un blog, o una cuenta de Twitter o una página de fanáticos en Facebook, necesita una línea editorial que guíe el contenido que se publica allí, que, en el mejor de los casos, estará sintonizado con las características intrínsecas, propias, auténticas de la marca que promociona o respalda. Así, por ejemplo, una gaseosa que quiere vender muchas unidades entre jóvenes aficionados a los deportes extremos, no publicará técnicas para hacer que el punto de cruz quede más parejo ni consejos para sacar manchas, o al menos eso es lo que se espera.


Como desconocida me he podido dar el lujo de cambiarle varias veces la línea editorial a este blog, empero he aprendido que para conseguir resultados más profesionales lo ideal es presentarme como una persona que tiene algunos intereses bien definidos y habilidades bastante versátiles. Hoy en día, a pesar de que me cuesta y mucho, tiendo a pensar en mí misma como una marca, como un constructo, como una metáfora, una que ciertamente no tiene su espacio entre el consumo masivo ni va dirigida a millones de personas sino a unas pocas, a esas que entienden mis citas raras, leen en inglés sin consultar el diccionario cada cinco líneas ─sino cada diez─ y ven un video en el mismo idioma sin necesidad de subtítulos. ¿Soy selectiva? Claro que sí, faltaba más para que no lo fuera.

Mi meta, cuando abrí este blog hace siete años no era convertirme en una artista famosa gracias a la viralidad ─en ese entonces ese término ni siquiera estaba de moda─. Tampoco era encontrar trabajo y clientes, a pesar de que ocurrió cuando me lo propuse con seriedad.

Este blog lo abrí porque me pareció chévere jugar con una herramienta que acababan de presentarme ─la culpa la tiene Galaesférica─ y con el tiempo encontré aspectos de mí que podía plasmar en este espacio, algunos permanentes, otros más mutables, pero esto también aplica para las marcas populares o que aspiran a serlo.

Me cuesta mucho trabajo creer que todos los productos y servicios son cocacolas que se pueden vender a Raymundo y todo el mundo. Hasta la marca roja y blanca tiene sabores especiales que vende en cada país según su cultura e idiosincrasia. Además he comprobado, desde hace varios años, que un efecto secundario muy deseado de saber a quién se le está hablando antes de siquiera sentarse a escribir una columna, es ser feliz. Andar por la vida intentando darles gusto a todas/os las/los demás sólo sirve para perder el rumbo. Pretender que trillones de personas lean mis textos es tan ridículo como esperar que todos los habitantes del planeta sean dueños de al menos un audi. Tener expectativas claras y realistas, que no conformistas, es muy importante a la hora de generar contenidos.

cita de Nikola Tesla sobre fondo orgánico azul

2 comentarios:

Alicia dijo...

Sinceramente, me gusta mucho tu blog, pero sigo sin escribir buenos articulos. :)

Johanna Pérez Vásquez dijo...

Alicia, gracias por el elogio.

En cuanto a tu posición frente al contenido es saludable tener claro cuál es el formato de producción de contenidos que más se adapta a tu forma de ser, a tu estilo, a tus expectaticas, etc. El contenido textual no es para todo el mundo ni para todos los temas, yo, por ejemplo, estoy experimentando mucho con los podcasts para temas que creo no necesitan ser tratados por escrito.

Si sigues explorando seguro vas a dar con alguna alternativa con la que te sientas muy cómoda.