lunes, octubre 22, 2012

Cómo conseguir trabajos interesantes por medio de un blog

 
 
 
Crear un blog no es suficiente para encontrar trabajo, hace falta mantenerlo para atraer ofertas de empleo satisfactorias y acordes con las expectativas personales. Los siguientes son algunos puntos que me han acercado a mi estilo de vida ideal, que incluye trabajar en casa.




ojo maquillado de mujer muy abierto
Zulfikar
Perderle el miedo a la tecnología

Una de las veces que me ofrecieron un trabajo que no estaba buscando tuvo que ver con la falta de miedo. Las funciones que debían desarrollarse en ese cargo incluían el manejo de blogs y de programas como Gimp y Audacity. Otra de las candidatas al empleo era una persona mayor que yo y con muchísima experiencia, pero con mucho miedo de acercarse a elementos digitales. Su temor permitió que la balanza se inclinara a mi favor, porque si no sé cómo hacer algo busco en Internet la forma de aprenderlo.


Siempre que te pregunten si puedes hacer un trabajo, contesta que sí y ponte enseguida a aprender como se hace.

Franklin D. Roosevelt



alt
Colin Chou
 
Leonardo DiCaprio me abrió algunas puertas

A mí no me da vergüenza confesar que un amor platónico me enseñó a leer en inglés. A los 17 adoraba a Leonardo DiCaprio, pero las revistas latinas del corazón no publicaban tanto acerca de él como las gringas, así decidí comprar en la Librería Nacional todas las que pudiera y leer los artículos con diccionario en mano para entender todo lo que decían, como que le gustaba la decoración minimalista en su dormitorio o que tenía ascendencia alemana. Más tarde este conocimiento me sirvió para aprender habilidades que en la universidad ni siquiera mencionaban. 

Algunos trucos de optimización de contenidos 
los he aprendido leyendo blogs gringos, 
justamente de los que se alimentan las páginas 
de tecnología en español más consultadas.

silueta de dos personas con fondo de juegos pirotécnicos sobre cielo nocturno oscuro
Christian Haselgrübler
CV con efectos especiales

En uno de los artículos que leí en Brazen Careerist ─a donde llegué a través del Estado de la blogósfera en Technorati─ encontré la idea de hacer un CV basándose en la estética de las infografías, algo que me pareció genial de entrada. Luego pensé en hacer un trucho, sin embargo a mi perfeccionismo le gusta ponerme las cosas difíciles, por eso terminé haciendo un CV mezcla entre tradicional y producto tímido de diseño editorial. El resultado es una imagen que resume TODA mi experiencia, pasando por mi época como investigadora de mercados y docente universitaria. Ahora sé que cuando debo entregar este documento llamará la atención por ser diferente de los pálidos embajadores de papel (o bits) de otras personas.

alt


paisaje hecho en movimiento de descampado con montañas al fondo en tonos naranja

A mí tampoco me espera la vida

Los clientes con los que trabajo suelen evalúan muestras de mis textos anteriores para decidir si me contratan o no, por eso es muy importante para mí tener material para mostrarles. Debido a que no estudié comunicación ni publicidad ni nada parecido no tengo el típico book para enviar, sin embargo eso no ha sido un obstáculo. A través del tiempo descubrí que mis blogs cumplían perfectamente esa función. 

Aunque sólo escribo profesionalmente desde 2010 publico desde 2005, así cuando alguien quiere saber más de mi estilo o de los temas que he abordado simplemente lee algunas de las entradas de mis blogs y decide si me ajusto o no a lo que busca. 

Un valor agregado de esta herramienta es que puede constatar mi perseverancia, pues al ver que publico contenido nuevo, prácticamente todos los meses, confía en que cumpliré con sus fechas de entrega si cierra un trato conmigo.

Si tu especialidad es, por ejemplo, la fisioterapia, también puedes comenzar un blog mostrando cómo mejorar el estado físico después del embarazo. Quizás la mejor forma de hacerlo sería grabando un video donde explicas detalladamente los ejercicios.

primer plano en tonos azules sobre fondo oscuro de juquete hecho con fibra óptica
davidgwynn


Mi magia es tu magia

A veces ─en realidad muy a menudo─ creo que mis amigos tienen más confianza en mí misma de la que yo puedo juntar y no es sólo un asunto de que ellos son varios y yo una sola, es más acerca de que le resto mucha fantasía a la vida. Sí, creo en milagros, sin embargo no voy a entrar en detalles porque no es el lugar ni el momento, para eso tengo otro blog, a lo que voy es a que lo que he hecho lo puede hacer todo el mundo, o bueno, al menos todos los visitantes de este blog. TODOS.

Los consejos profesionales que he seguido, entendiendo profesión como eso que te hace tan feliz que a veces se te olvida que estás trabajando porque te diviertes muchísimo, vienen en gran parte de gringos. 

A pesar de que Estados Unidos no es mi país favorito les reconozco a algunos de sus habitantes que tienen el valor de pensar la vida de otro modo ─aquí hay otro ejemplo que me encanta─, por lo que acudir a fuentes nacidas allí me da una perspectiva que no tendría si sólo me expusiera a medios locales de comunicación. 

Yo no hago nada extraordinario, entendiendo el quehacer extraordinario como una tarea que requiere recursos físicos, económicos o espirituales que escapan de nuestras manos. Mi conexión a Internet es igual a la que tiene el 95% de la clase media latinoamericana y nunca he estudiado formalmente en el exterior. La diferencia está dentro de mi cerebro, pero de eso hablaré en otra entrada.

Sí, soy competente. Sí, mis amigos tienen razón, sé arreglármelas bastante bien incluso cuando se supone que es difícil encontrar trabajo, pero eso no se debe a que haya nacido en cuna de oro y haya comido con cubiertos de plata toda mi vida, a lo que se tiende a achacar el éxito en nuestros países. Todo lo que hago es leer, aprender y aplicar conocimientos que otros ni siquiera husmean porque “eso es muy aburrido”, “porque no encuentro nada interesante para hacer en Internet” o porque “si me pongo a estudiar todo el día con el computador, entonces ¿a qué hora descanso?”.

libro del que salen chispas flotando sobre fondo marrón
Ostillaca

Cada día comprobarás que sabes muy poco pero te gustará más

Sí, soy una rarita y el conocimiento es mi droga de elección, por eso me gusta aprender a cultivar tomates cherry y quiero comenzar a escalar de modo aficionado. Mi curiosidad es un monstruo insaciable y para beneficio de ambas la información no para de crecer. 

Sé que información no es igual a conocimiento, lo sé porque desde niña he cultivado mi criterio a través de la escritura a mano y la lectura de libros de papel, así ahora adore leer en Kindle, empero estas tradiciones me han llevado a identificar qué habilidades debo aprender para seguir estando vigente, profesionalmente hablando, y cuáles me harán feliz, en todos y más importantes aspectos de mi vida.

Todos los días leo algo, todos los días empujo los límites un poco más hacia afuera y todos los días compruebo que no abarcaré todo lo que quiero saber, pero no me importa.

No sé cuántas veces lo he dicho, pero quiero repetirlo: creé un blog por diversión, sin esperar nada pero la diversión trajo recompensas.

No te equivoques, no creas que en la vida sólo busco placer y rosas. Incluso cuando comencé a aprender un poco de lenguaje HTML ─más que todo copiando y pegando─  hubo momentos en los que quería mandar al diablo el computador e irme a ver televisión, pero me resistí y acá sigo. 

No sé qué viene en el mundo de Internet mas siento muchas ganas de descubrirlo, en parte porque sé que desafiará lo que ya sé y me obligará a revaluarlo, justamente por eso sé que no me quedaré atrás, que lo que haga falta aprender entrará a mi cabeza sin que yo me resista porque la flexibilidad de esquemas mentales es un hábito que me gusta practicar constantemente.

cara de mujer haciendo gesto de disgusto
Obyvatel

Si lo vas a hacer de mala gana mejor no lo hagas

Esta idea no es nueva. Ya la usé en una de mis columnas, empero sigo creyendo en ella. Estoy absolutamente convencida de que uno no puede trabajar bien ─mucho menos ser feliz─ si trabaja en algo que no le gusta. Si no me crees ve a ver a un burócrata convencido, enamorado de su empleo, sólo gracias a su infatuación puede pasar tantas horas en reuniones inútiles, ¿o no?

De un tiempo para acá, después de crear mi primer blog, comenzaron a ofrecerme trabajos que no había solicitado. En lugar de enviar un CV a un correo electrónico, que estaba al final de una oferta mediocre, me llamaban para decirme “Fulanito me habló de ti porque tengo esta necesidad puntual y me dijo que tú eras la persona que me podía ayudar”, o sea me llaman a mí porque tengo algo que no tienen los demás: sé escribir muy bien o me escabullí por una rendija que sólo yo vi pero que pudieron ver muchos más.

A mí no me molesta la competencia, lo que me molesta es que haya tanta gente escribiendo tan bien pero que sólo lo haga en sus cuadernos o diarios privados.

En Colombia, puntualmente, los promedios de lectura al año son para sentarse a llorar. Quienes elevan esas cifras son profesores universitarios, estudiantes de prosgrado y raritos como yo que siguen bajando libros a pesar de no haber leído todos los que han comprado o bajado. Esta realidad lleva a muchas personas a creer que en este escenario no vale la pena publicar algo en la red porque nadie te va a leer. Se equivocan y hasta los huesos.

Si yo hubiese seguido escribiendo sólo para mí, sólo para que mi ego se sintiera contento cada vez que veía cómo un nuevo tomo se sumaba a mi colección de diarios personales, muy seguramente sería una mujer miserable que pasaría sus días calificando pruebas psicotécnicas en una empresa temporal. Por fortuna decidí crear un blog.

Cuando hago el ejercicio banal de imaginarme viviendo una existencia que detesto, que odio desde las tripas me veo muerta de miedo. Tengo miedo a que me despidan, tengo miedo a que mi pareja me bote, tengo miedo de no llegar a fin de mes, tengo miedo de no gustarles a los demás y cuando llego al miedo número cinco me aburro y dejo de temer. 

En esta vida, en esta dimensión me la gozo. No aprendo nada por obligación. Veo que realmente esa técnica, ese truco o esa maniobra fortalece las capacidades que ya tengo y que prepara el camino para las que me harán falta en mi futuro más brillante y más feliz. Para colmo, la vida que es absolutamente maravillosa conmigo, me hace confirmarlo pocos meses más tarde, por si me quedaba alguna duda o se me desinfla la fe en algún momento.

canica de cristal azul
RedVari

¿Aburrimiento? Déjame buscarlo en el diccionario

De lo anterior y de mi monstruo curioso se desprende el hecho de que mis semanas parecen tener tres, cuatro días pero nunca siete. Los fines de semana son días para escribir a mano, leer en papel o en Kindle pero no para descansar. 

A veces me gusta ver una temporada completa de una serie en dos días, pero seguramente entretanto se me ocurrirá una idea que desencadenará una columna para alguno de mis blogs. Es cierto que en el futuro cercano quiero poder salir más de la ciudad ─y del país─ para no sentirme encarcelada físicamente, mas el punto es que mi sed de saber nunca para.

Si no fuera por la meditación sería insoportable sentir cómo mi creatividad aumenta constantemente.


Para resumir, y comenzar el final, si tu cabeza genera ideas nuevas, prácticas y valiosas todo el tiempo verás el trabajo de un modo distinto y los valles entre negocio y negocio, o entre contratación y contratación serán cada vez más breves.

Cerezo totalmente florecido en parque con pasto verde.
Createsima


Recesión es igual a invierno no a desierto

Es verdad que no soy invulnerable, por eso cada tanto la marea de trabajo baja, pero me recuerdo que no todo seguirá así para siempre, que para poder levantarse es necesario caer, por lo tanto cuando estoy en la hondonada me dedico a mis proyectos personales, esos que, por ahora, sólo me generan satisfacciones personales, pero que acentúan mi esencia y me preparan para un nuevo florecimiento.

Espero que estas ideas te sean útiles para aprovechar el potencial enorme e insospechado de una herramienta, que tal vez por ser gratuita, se desprecia en demasía.

El ícono del tintero y el bolígrafo fue diseñado por Eugen Buzuk
La línea editorial de esta entrada fue inspirada en la de el blog The Unlost

No hay comentarios.: