viernes, junio 29, 2012

Generación de contenido para medios digitales: Cómo reconocer un blog “serio”



En más de una ocasión me han dicho que tengo un blog “serio”, en esas mismas ocasiones me he reído después de escuchar tal afirmación, sin embargo cuando decido tomarme un poco menos en broma reconozco que sí, que publicar en blogs desde el 2005 deja alguna huella en ti y tal vez una micro-red de blogs.

Al comienzo no entendía bien porque me decían que mis blogs eran distintos de los demás. En este y en Licuc suelo ser muy miscelánea, no me mido a la hora de publicar lo que se me antoja y tengo problemas para definir la línea editorial de cada uno de ellos. Con el tiempo he logrado seleccionar los bloques temáticos que abordo y así llegué a abrir un blog de sexo y otro de interpretación de sueños. Siguiendo este camino aprendí algunos detalles que le dan competencia, seriedad o por lo menos aspecto convincente a un rincón virtual. Voy a comenzar una lista a ver cuántos me salen:

  1. El autor o la autora de un blog si tiene algo de respeto por el trabajo ajeno enlazará o mencionará sus fuentes, tanto a la hora de incluir material escrito como de otro tipo. Copiar y pegar no es lo mejor, tampoco es un pecado que merezca ser expiado con una eternidad en el infierno pero hacerlo sin dar crédito a quien concibió ese contenido si lo merece, eso y mucho más.
  2. Crear un sistema para organizar el contenido es harto difícil. He vagabundeado por varios y de momento creo que lo mejor es elegir diez, máximo doce etiquetas o categorías para un blog. Dependiendo del tema central pueden ser más, pero entre menos haya es síntoma de que se tiene clara la temática del blog. Esta regla no está hecha de hierro, pero si se puede simplificar e incluso dedicar una página a listar y describir las categorías de un blog no se pierde nada.
  3. Publicar con regularidad es un reto que no muchos pueden superar. Todos los días se abren blogs y todos los días también se abandonan blogs. El tiempo que va desde el surgimiento de una idea hasta su publicación puede contarse en horas o en años. Es cierto que las ganas de publicar no aparecen todos los días, las ganas de escribir sí, al menos en mi caso, pero para tener un blog “serio” es necesario esforzarse, torturarse un poco para no dejar abandonado el rincón durante mucho tiempo. Un blog que tiene entradas regulares proyecta una imagen mejor que aquel en el que se publica cada semestre o cada dos años.
  4. Generar contenido no es igual a generar visitas. Publicar con regularidad ayuda a que los visitantes lleguen con más frecuencia, sin embargo como el autor de contenido es eso y no un experto en SEO no necesita estar pensando en números todo el día. Su responsabilidad, su especialidad es pensar en letras. Aprender trucos de SEO para titular y hacer que las personas lleguen más a un sitio no está de más, pero tampoco se trata de escribir y publicar sólo para que Google te mantenga en el top diez de sus resultados. Muchos de nosotros escribimos también para medios impresos y si nos especializamos en escribir para Internet corremos el riesgo de perder flexibilidad, produciendo textos para papel que sólo funcionan en la red. 
  5. Si te da vergüenza firmarlo mejor no lo publiques. Aunque tengo varios textos que preferiría haber escrito de otro modo antes de publicarlos o que de plano preferiría que durmieran en cuadernos sin llegar a ver nunca la luz de los bytes, los asumo como lo que son: parte de un proceso que me llevó a ser mejor redactora. Si uno no está orgulloso de lo que escribe o del aprendizaje que está siguiendo no es capaz de firmar con nombre propio y mucho menos de escribir algo acerca de sí mismo. Un blog “serio” nos muestra una biografía o un perfil de su autor porque quien lo administra no tiene nada que esconder y es más, en algún punto quiere ser contactado porque si es astuto entenderá que ese lugar virtual le representa y puede abrirle caminos a experiencias que ni siquiera ha imaginado.
  6. Los ejemplos son la mejor forma de aprender algo nuevo, por eso les presento los siguientes blogs para que los revisen teniendo en cuenta los puntos anteriores y decidan el nivel de seriedad de cada uno: Diario de sueños, Blog Onírico.

Por ahora no se me ocurren más pistas para saber si un blog es “serio” o no. Si recuerdo alguna más que considere importante o tengo un tema listo y claro para darlo a conocer volveré por aquí, antes no.

jueves, junio 21, 2012

Adbuster

Porque he trabajado como redactora publicitaria, porque sé que con las palabras se puede decir cualquier cosa y porque me gusta divertirme, como lo hizo el autor de este video, no resistí las ganas de reírme de este negocio.