martes, mayo 31, 2011

Uso de redes sociales: Encuestas y muestras



Leer, en cualquier lugar y en cualquier formato es una de las claves para adquirir conocimiento de modo autodidacta. Hoy te recomiendo lecturas de documentos disponibles en Internet útiles para entender cómo la investigación de mercados online o netnografía puede realizarse a través de redes sociales.

¿Hacer encuestas online o hacerlas offline? En este artículo encontrarás consejos para decidir cuál herramienta usar dependiendo de tus objetivos y necesidades. Si bien cada día existen más servicios para hacerlas - Survey Monkey por ejemplo -, se debe establecer la meta a alcanzar antes de implementar una solución digital.

¿Dónde encontrar la muestra? En este artículo se propone la creación de distintas comunidades - expertos, consumidores, clientes - para recolectar diferentes tipos de datos que resulten en la mejora de servicios o en la innovación de productos. Si te interesa experimentar pero tienes dudas acerca del reclutamiento este documento te dará mucha luz.

Si bien la netnografía o investigación de mercados online no es física cuántica ni cirugía cerebral, los mejores resultados se logran cuando eliges los métodos y el personal adecuado para emprender un estudio. Visita mi perfil en LinkedIn para que sepas más de la asesoría que puedo prestarte.

lunes, mayo 16, 2011

“Programación especialmente diseñada para ti”

Este podría ser el eslogan de un canal de Internet donde los televidentes - ¿o serían usuarios? - elegirían la programación entre las múltiples posibilidades. Mmm, un momento, creo que eso ya existe.

Bueno no, no estoy inventando nada, me limito a proponer una lista de contenidos para armar una maratón que te dé ideas, herramientas, inspiración. que podrás usar en el futuro en tu propio espacio digital.


Los genios de la fotorafía: Es una serie de documentales que te mostrarán cómo los pioneros en este arte creaban imágenes maravillosas, con máquinas que parecen estar a años luz de las que usamos ahora. Después de verla es muy probable que sientas vergüenza al comprobar cuánto sub - utilizas uno de tus juguetes. (vía @linamrm)

Fear: Esta película, de guión interesante, muestra secuencias eróticas no explícitas que sirven de ejemplo para abordar temas polémicos o complicados. Mi favorita la de la montaña rusa. Además la protagonizan Reese Whiterspoon y Mark Wahlberg en su época adolescente. La actriz que interpreta a Violet en Private Practice hace las veces de la esposa de William Petersen, que en esta cinta te hace olvidar la famosa frialdad de Grissom en CSI.

Los otros: La serie, no la película. Aunque sólo tuvo una temporada exploraba las capacidades de la naturaleza humana, no tanto al estilo de Heroes o X-men sino a un nivel psíquico. Si llegas a ver el capítulo donde se dejan envolver por sus sueños, corres el riesgo de alucinar recordando que la imaginación es realmente poderosa.

La media vuelta al mundo de Albert Casals: Escribir mucho acerca de este personaje me haría robarte la sorpresa que sentí al descubrirlo. Sólo diré que él es experto en el combate del miedo. (vía @orsai)

La vuelta al mundo de Chris Guillebeau: A este contemporáneo mío lo leo semanalmente, o al menos trato. No ha cumplido 33 años y ya ha visitado alrededor de 80 países. Su charla en TED seguro te va a dejar algunas inconformidades, esa sensación suele preceder a la innovación.

Los impresionistas: ¿Nadie puede convencerte de que el éxito NO llega como por arte de magia? ¿Qué tal si ves la historia de pintores como Monet y Manet antes de responder otra pregunta? (vía @orsacu)

Seguro voy a estar viendo más series, películas y documentales para poder seguir escribiendo (y por placer), así que cuando encuentre más contenidos que puedan ser útiles para darle a tus espacios digitales te los mostraré. Entretanto ¿sigues viendo televisión sólo en tu televisor, así tengas que aguantar infomerciales que parecen estar hechos para descerebrados? ¿Para qué era que necesitabas tu conexión a Internet?

lunes, mayo 09, 2011

Leer o ser ruido blanco


*

El nuevo monstruo de las generaciones contemporáneas parece ser un texto de más de 300 palabras; tan cierto es este hecho que me esfuerzo por ser breve, aunque muchas veces siento que para lograrlo debo dejar cojas a mis ideas.

La lectura es una herramienta que ha sido útil para la invención, para la solución de problemas y para la innovación. Si bien muchas personas prefieren entrar en contacto con la información por medio de podcasts o videos la función es la misma; leer no se trata sólo de la decodificación de símbolos, es un proceso, un resultado más profundo que tiene que ver con la interiorización, con la digestión del material al que te expones, de ahí que ver una película o asistir a una obra de teatro sean modos distintos de lectura, intentos de comprender el entorno que casi inevitablemente producen ideas nuevas.

El acto de leer conscientemente es un método que moldea el pensamiento y por ende la plataforma desde la que observas el mundo. Hoy en día los medios de comunicación, redes sociales incluidas, se apuran a responder las preguntas y los comentarios de los fanáticos de un modo estereotipado y elegante, pero rara vez proponen algo nuevo porque quienes los escriben no tienen una trayectoria rica ni interesante, limitándose a disparar palabras como máquinas sin consciencia. Quizás sea por eso que siento constantemente que vivo en un mundo liderado por adolescentes.

Hombres y mujeres desde que tienen veintitantos hablan con vocecitas de infantes, al peor estilo de Michael Jackson haciendo evidente el miedo y el asco que sienten por la adultez. Quieren, desesperadamente ser originales y reconocidos haciendo lo mismo que quienes les rodean, por lo que es cada vez más difícil, aunque se logra, encontrar una persona con ideas originales, o al menos diferentes de aquellas que caminan por las calles, que parecen estar enteramente pobladas por gente que lee lo necesario para eskrivir azi, y  beber Coke en lugar de Coca-Cola porque eso la hace más kool.

La lectura a través de diversos formatos, audiovisuales o no, es necesaria para alimentar la creatividad y el criterio propio, que cuando está destilado se expresa con pertinencia y sin temer las críticas ajenas ─muchas veces débiles─ que sólo buscan evitar que un disidente tenga voz propia, que deje de ser ruido blanco pues con su presencia sólo recuerda eso que tanto se quiere olvidar: el carácter insulso de muchas vidas.
*Imagen de perpetualplum