lunes, octubre 31, 2011

Redes sociales: community manager o imitando a un pulpo


Mientras hay muchísimos sitios para publicar contenido de todo tipo (video, texto, audio, mezclas, etc.) hay muy pocos autores, artistas o experimentadores produciéndolo. Quizás se trate de falta de interés, de miedo ante las nuevas posibilidades o falta de comunicación. Sea como fuere vamos hacia un momento en el que la capacidad de generar y cristalizar ideas dará ventajas.

La burbuja de los community managers
La sobreoferta de profesionales de la comunicación y el afán de las empresas, no sólo dueñas de marcas reconocidas, han creado un ambiente ideal para que los community managers se reproduzcan como hongos.

Por un lado están los usuarios y consumidores quejándose, sobre todo, de los servicios y productos con los que conviven diariamente y por otro los pseudogurúes cundiendo pánico con afirmaciones tajantes: “el que no tiene fan page no existe”, “hay que generar conversación (así sea entre los community managers”), “hay que estar moviendo los canales de social media todos los días (y la ortografía es lo de menos)”, “el trabajo de community manager es de 7/24”.

Lo importante es estar
Partiendo de la frase there is no such thing as bad publicity except your own obituary, la mayoría de las agencias encargadas de gestionar la presencia de una marca en Internet se preocupa más por chatear en diferido con la comunidad que por generar contenido de calidad.

Así como hace quince años, más o menos, todos los gerentes querían una página web estática, copia fiel de su anuncio en páginas amarillas, los de hoy ruegan por una cuenta de Twitter, una página de fanáticos en Facebook que se mueva y un canal en Youtube súper cool, aunque sus compañías sólo produzcan noticias importantes cada tres meses, el correo electrónico de servicio al cliente esté inactivo y en su vida hayan producido un comercial para televisión. Los clientes lo quieren todo ya, lindo y sin problemas. Y entonces ¿a todo hay que decir que sí?

Firmar sin leer
Cuando un community manager acepta administrar una página de fanáticos, una cuenta de Twitter y demás canales que al sacrosanto cliente se le ocurrió crear se está condenando. El community manager tiene funciones que no deben confundirse con las del redactor, productor de video o músico, sólo por citar algunas profesiones.

Del mismo modo en que un director de cine trabaja con profesionales para evitar cargar la cámara durante todo el rodaje, el community manager no debe estar tomando fotos, escribiendo textos, respondiendo comentarios, presentando informes y corrigiéndole la redacción a las descripciones de servicios, simultáneamente.

Lo sé, hablo de un mundo ideal que no existe… todavía. Seguir permitiendo que el community manager sea quien juegue al pulpo, creyendo que todo lo podrá controlar es parecido a pretender que un cirujano se encargue de operar a un paciente sin equipo de apoyo.

En relaciones públicas se recomienda tener un grupo de personas listas para responder a crisis teniendo en cuenta las habilidades específicas de cada uno de sus miembros, algo similar ocurre con los profesionales necesarios para manejar una marca en redes sociales y decidir de este modo no responde a un capricho. Es claro que se obtienen mejores resultados cuando existen personas dedicadas a tareas específicas que una sola haciéndolo todo, por eso será mejor tener paciencia la próxima vez que encontremos un mensaje donde “mas” de no obstante aparezca escrito igual que “más” de sumar. Seguramente su autor será un community manager abandonado e incomprendido.

jueves, septiembre 01, 2011

Redes sociales: Contenidos radiales




Internet es un medio de comunicación que reúne expresiones de todos los que lo precedieron, prueba de ello son las recomendaciones que pretendo hacer en esta entrada.

Lo sé, me vivo quejando de la basura que hay en la red y de la plaga que resultaron ser las redes sociales llenas de pseudofamosos, que tristemente no existen sólo en Colombia, sin embargo cada tanto el vagabundeo digital me lleva a territorios que parecen estar tocados por la esperanza. 

En las últimas semanas he encontrado contenidos radiales hechos con consciencia y dedicación que me dan ganas de volver a eso, a los programas de radio en donde los conductores hablaban de temas puntuales, enriquecedores e interesantes, sirviendo de ese modo de fondo para actividades consuetudinarias o pasatiempos tranquilos.

No más preámbulos, va la lista:

Los hijos de la Malinche es un programa de radio hecho por personas jóvenes que se transmite a través de www.reforma.com los miércoles a las 20:00 horas de México. Me gustó la entrevista que le hicieron a Juan Villoro, la sentí respetuosa y útil para quien se interesa por la literatura - mi caso particular e irremediable -.

El ojo crítico es un programa en donde se habla de arte y cultura. El enlace que uso acá para darlo a conocer corresponde a una emisión en la que la colombiana Marta Gómez presenta su álbum Musiquita (2009). Más adelante se habla del escritor Charles Bukowski en detalle, dando recursos electrónicos para ahondar en su estudio.

Ivoox como tal es una red que conecta productores de podcasts con oyentes; allí encontré el programa anterior y me gustó la oferta de contenidos que hay. No me hago responsable por el mediocre porque en un espacio tan amplio seguro algo de eso debe haber.

Historias de radio es un podcast producido por Daniel Camporini en donde relata con reseñas históricas el comienzo de la radio en su país. Datos curiosos como el que los franceses, en la década del 20, no pudieran creer que en Latinoamérica existiera una ciudad más grande que París o que algunos de los radios que se vendían en Colombia venían de Argentina se pueden oír en este programa.

Charlas con amigos que escriben es un grupo de podcasts realizados por José Playo, escritor argentino que se sentó con amigos suyos, colegas, para hablar de su oficio. Es llamativo que no usara apellidos, sólo los nombres de los entrevistados, contradiciendo la imagen internacional del argentino ensimismado en su identidad. Aunque el tema central es la escritura quien aprecie los libros podrá sacar provecho de los títulos que se recomiendan, eso si se inclina por la lectura.

Las redes sociales siguen sorprendiendo, especialmente cuando las mentes brillantes las usan para difundir contenidos radiales constructivos en lugar de videos o fotitos de fiestas adolescentes y empresariales. La próxima vez que encuentre un nuevo grupo de recomendaciones las traeré.

jueves, agosto 11, 2011

Uso de redes sociales: Qué publicar es más importante que dónde publicarlo



Hoy no planeaba escribir acerca de redes sociales, sin embargo un pensamiento me llevó a ello. Tampoco voy a escribir acerca de la desconexión y cómo el ejercicio de los 30 libros la amenazan, a pesar de qué podría. Hoy escribiré acerca de porque el medio no importa tanto como el contenido.

Anoche, mientras hablaba de higiene del sueño en mi reciente streaming comencé a pensar frenéticamente dónde publicar un enlace hacia un test del tema. La ansiedad era ridícula, no por su nivel sino porque hoy en día no hay restricciones para publicar cualquier pieza de contenido, asunto que no siempre es positivo.

He visto varios streamings de pseudocelebridades que se sienten muy importantes gracias al número de seguidores que han acumulado en su cuenta de Twitter, porque este fenómeno no suele darse en Facebook. Una vez se sienten líderes de opinión deciden mostrarse a su público para agradecerle el favor. Hablan de la noticia del momento, del clima o de la ropa que tienen puesta. Las obviedades y elementos insulsos son la carne de sus intervenciones, porque al fin y al cabo llegaron a ser famosos expresando tautologías de verdades simples y obvias.

Es cierto, yo también terminé siguiendo la tendencia de usar algún servicio de streaming para transmitir algo, sin embargo pensé en ese algo antes que en el medio.

Mi caso no sólo era menor – no saber dónde publicar un simple enlace – sino que podía ser resuelto fácilmente porque tenía un objetivo claro. Adoptar un medio, sin importar cuál sea, para luego armar la estrategia equivale a comprar un taladro para luego pensar en dónde se pueden hacer agujeros. Si, al contrario, necesito hacer un hoyo en la pared y luego pienso en cómo lograrlo estaré siguiendo un curso lógico de pensamiento, a diferencia del otro escenario.

Ahora, con la explosión de servicios para publicar información de todo tipo hay mucha gente creyendo que debe usarlos todos. Si me dejo bombardear por la inmensidad de datos vacíos que son emitidos es mi asunto, si prefiero ignorar a quienes opinan compulsivamente y prefiero preparar lo que tengo para decir, antes de ponerme al frente de la cámara para contarlo, también.

Realmente no creo que la mejor manera de convertirse en un gurú o cualquier otra especie de líder de opinión sea diciendo, publicando o gritando lo mismo que se ha dicho antes pero usando otras palabras, parafraseando simplemente. Creo que los medios están ahí pero que deben ser usados de modo crítico, eligiendo de forma inteligente cuál debe ser la opción basándose en el tipo de contenido que se tiene, por ejemplo reportes constantes del precio de las acciones, reflexiones acerca de la vida actual u opiniones en torno a una serie de videos, producidos con antelación, que se publicaron en YouTube.

Crear una campaña para redes sociales no debe depender de las posibilidades técnicas, si fuese así habría que hacer presencia en cientos de servicios de televisión, video, música, podcast, blogs, microblogs, perfiles sociales, etc. La estrategia debe estar guiada por el contenido que se consolida antes de salir al aire, con este elemento se puede meditar acerca de en dónde se quiere estar, para qué y para contactar a quién, de lo contrario, todo lo que caiga, así sea atención del grupo objetivo indeseado será ganancia.

martes, mayo 31, 2011

Uso de redes sociales: Encuestas y muestras



Leer, en cualquier lugar y en cualquier formato es una de las claves para adquirir conocimiento de modo autodidacta. Hoy te recomiendo lecturas de documentos disponibles en Internet útiles para entender cómo la investigación de mercados online o netnografía puede realizarse a través de redes sociales.

¿Hacer encuestas online o hacerlas offline? En este artículo encontrarás consejos para decidir cuál herramienta usar dependiendo de tus objetivos y necesidades. Si bien cada día existen más servicios para hacerlas - Survey Monkey por ejemplo -, se debe establecer la meta a alcanzar antes de implementar una solución digital.

¿Dónde encontrar la muestra? En este artículo se propone la creación de distintas comunidades - expertos, consumidores, clientes - para recolectar diferentes tipos de datos que resulten en la mejora de servicios o en la innovación de productos. Si te interesa experimentar pero tienes dudas acerca del reclutamiento este documento te dará mucha luz.

Si bien la netnografía o investigación de mercados online no es física cuántica ni cirugía cerebral, los mejores resultados se logran cuando eliges los métodos y el personal adecuado para emprender un estudio. Visita mi perfil en LinkedIn para que sepas más de la asesoría que puedo prestarte.

lunes, mayo 16, 2011

“Programación especialmente diseñada para ti”

Este podría ser el eslogan de un canal de Internet donde los televidentes - ¿o serían usuarios? - elegirían la programación entre las múltiples posibilidades. Mmm, un momento, creo que eso ya existe.

Bueno no, no estoy inventando nada, me limito a proponer una lista de contenidos para armar una maratón que te dé ideas, herramientas, inspiración. que podrás usar en el futuro en tu propio espacio digital.


Los genios de la fotorafía: Es una serie de documentales que te mostrarán cómo los pioneros en este arte creaban imágenes maravillosas, con máquinas que parecen estar a años luz de las que usamos ahora. Después de verla es muy probable que sientas vergüenza al comprobar cuánto sub - utilizas uno de tus juguetes. (vía @linamrm)

Fear: Esta película, de guión interesante, muestra secuencias eróticas no explícitas que sirven de ejemplo para abordar temas polémicos o complicados. Mi favorita la de la montaña rusa. Además la protagonizan Reese Whiterspoon y Mark Wahlberg en su época adolescente. La actriz que interpreta a Violet en Private Practice hace las veces de la esposa de William Petersen, que en esta cinta te hace olvidar la famosa frialdad de Grissom en CSI.

Los otros: La serie, no la película. Aunque sólo tuvo una temporada exploraba las capacidades de la naturaleza humana, no tanto al estilo de Heroes o X-men sino a un nivel psíquico. Si llegas a ver el capítulo donde se dejan envolver por sus sueños, corres el riesgo de alucinar recordando que la imaginación es realmente poderosa.

La media vuelta al mundo de Albert Casals: Escribir mucho acerca de este personaje me haría robarte la sorpresa que sentí al descubrirlo. Sólo diré que él es experto en el combate del miedo. (vía @orsai)

La vuelta al mundo de Chris Guillebeau: A este contemporáneo mío lo leo semanalmente, o al menos trato. No ha cumplido 33 años y ya ha visitado alrededor de 80 países. Su charla en TED seguro te va a dejar algunas inconformidades, esa sensación suele preceder a la innovación.

Los impresionistas: ¿Nadie puede convencerte de que el éxito NO llega como por arte de magia? ¿Qué tal si ves la historia de pintores como Monet y Manet antes de responder otra pregunta? (vía @orsacu)

Seguro voy a estar viendo más series, películas y documentales para poder seguir escribiendo (y por placer), así que cuando encuentre más contenidos que puedan ser útiles para darle a tus espacios digitales te los mostraré. Entretanto ¿sigues viendo televisión sólo en tu televisor, así tengas que aguantar infomerciales que parecen estar hechos para descerebrados? ¿Para qué era que necesitabas tu conexión a Internet?

lunes, mayo 09, 2011

Leer o ser ruido blanco


*

El nuevo monstruo de las generaciones contemporáneas parece ser un texto de más de 300 palabras; tan cierto es este hecho que me esfuerzo por ser breve, aunque muchas veces siento que para lograrlo debo dejar cojas a mis ideas.

La lectura es una herramienta que ha sido útil para la invención, para la solución de problemas y para la innovación. Si bien muchas personas prefieren entrar en contacto con la información por medio de podcasts o videos la función es la misma; leer no se trata sólo de la decodificación de símbolos, es un proceso, un resultado más profundo que tiene que ver con la interiorización, con la digestión del material al que te expones, de ahí que ver una película o asistir a una obra de teatro sean modos distintos de lectura, intentos de comprender el entorno que casi inevitablemente producen ideas nuevas.

El acto de leer conscientemente es un método que moldea el pensamiento y por ende la plataforma desde la que observas el mundo. Hoy en día los medios de comunicación, redes sociales incluidas, se apuran a responder las preguntas y los comentarios de los fanáticos de un modo estereotipado y elegante, pero rara vez proponen algo nuevo porque quienes los escriben no tienen una trayectoria rica ni interesante, limitándose a disparar palabras como máquinas sin consciencia. Quizás sea por eso que siento constantemente que vivo en un mundo liderado por adolescentes.

Hombres y mujeres desde que tienen veintitantos hablan con vocecitas de infantes, al peor estilo de Michael Jackson haciendo evidente el miedo y el asco que sienten por la adultez. Quieren, desesperadamente ser originales y reconocidos haciendo lo mismo que quienes les rodean, por lo que es cada vez más difícil, aunque se logra, encontrar una persona con ideas originales, o al menos diferentes de aquellas que caminan por las calles, que parecen estar enteramente pobladas por gente que lee lo necesario para eskrivir azi, y  beber Coke en lugar de Coca-Cola porque eso la hace más kool.

La lectura a través de diversos formatos, audiovisuales o no, es necesaria para alimentar la creatividad y el criterio propio, que cuando está destilado se expresa con pertinencia y sin temer las críticas ajenas ─muchas veces débiles─ que sólo buscan evitar que un disidente tenga voz propia, que deje de ser ruido blanco pues con su presencia sólo recuerda eso que tanto se quiere olvidar: el carácter insulso de muchas vidas.
*Imagen de perpetualplum