lunes, junio 28, 2010

Community manager: un nuevo bicho raro en Colombia

“Ninguna organización debe prescindir de un community manager; el cual debe primero saber qué es lo que se está diciendo de la marca y de la competencia”. José Antonio Gallego

Decidí usar la frase de José Antonio Gallego como epígrafe de esta entrada porque afirma tajantemente lo que no se debe hacer, pero que paradójicamente muchísimas empresas en Colombia y otros países hacen.

Los ignorantes atrevidos

Cuando las empresas quieren hacer presencia en internet con sus marcas y productos piensan que ellos pueden solos, que ellos saben más, que basta con contratar a alguien con el conocimiento y la experiencia para que se encargue de eso, pero están menospreciando al consumidor. Con esa actitud logran interacciones pesadas, intensas, despersonalizadas, frías y totalmente inspiradas en formas de hacer publicidad que sólo sirven para otros medios.

Algunos personajes del escenario digital en Colombia

Además de este inconveniente, si hoy quisiera venderle a una empresa pyme las ventajas de tener un community manager, me enfrentaría a varios retos. En Colombia todavía son muchas las organizaciones que piensan en la página de internet como algo secundario, un gasto inútil o un accesorio. Los gerentes que la ven como esto último, se dividen también en varios grupos:

-Los entusiastas sin conocimiento, que quieren hacer de todo ya, pero no saben cómo.
-Los escépticos, que sólo ven cómo se les escurre el presupuesto de publicidad en mercadeo en algo tan banal y enredado, porque no es fácil medir el retorno de la inversión.
-Los entusiastas aburridos, que llegaron a ese estado porque decidieron entrar a la era digital pero en el camino se dieron cuenta de que no era sencillo y que no todo podía hacerse gratis.
-Los entusiastas exitosos, que aceptaron el cambio, hicieron presencia en la red y se siguen actualizando para afrontar los desafíos que esta labor les propone.

Las luces del camino

Son los empresarios del último grupo, quienes estarían más dispuestos a saber de qué se trata el trabajo de un community manager, más tarde serían esos mismos los que querrían medirse con el cambio constante que hace evolucionar la gestión de social media.

Muy posiblemente, sean los integrantes de este mismo grupo quienes, con el tiempo, propongan, como el community manager ideal, al consumidor comprometido con la marca, producto o servicio, que a la vez tiene interés en la comunicación digital y en las relaciones públicas por esta misma vía.

Las personas que tienen contacto frecuente con una marca, además de estar satisfechas con esta, tienen muchas probabilidades de éxito a la hora de cubrir un cargo, donde la labor más importante es ser el vocero de la empresa, resaltando los puntos positivos y trabajando duro para mejorar los negativos.

Conclusiones

La labor de alfabetizar a las empresas, sin importar su tamaño, acerca de las funciones que desarrolla y las utilidades que puede lograr un community manager no es sencilla. Como todo camino de pioneros, está lleno de incrédulos, ignorantes atrevidos y entusiastas peligrosos, pero quienes nos interesamos en el tema, quienes podemos vislumbrar las ventajas que trae consigo, somos precisamente los responsables de esta labor, así que es mejor sentirnos orgullosos de ser bichos raros.

1 comentario:

comunica dijo...

Hola, creo que el primer paso debe ser la concienciación de las pymes de la necesidad de profesionalizar el perfil, en contratar (en nómina o externalizado) a profesionales con conocimientos (me da igual como lo llamemos) y no delegar esta función y perfil a cualquiera que por abrir un perfil en facebook ya se considera community manager, porque considero que ese es el problema al asignar esta función acualquier becario, amigo o familiar del gerente y no a verdaderos profesionales. Os invito a visitar mi blog donde podeis ver ejemplos de pymes que apuestan por la figura del community manager.
community manager en valencia
Un saludo

Chema