viernes, febrero 12, 2010

Creación de contenidos: Twitter, el atrapa-ideas


Si bien las sesiones de espiritismo sirven para comunicarse con los difuntos, son completamente inútiles para revivir ideas. A las frases brillantes hay que capturarlas en el momento. Para cumplir esa función Twitter puede ser una buena red atrapa-ideas.

Por lo general las ideas nacen crudas, prematuras y deformes. Es responsabilidad del inventor, del ingeniero o del creativo trabajar en ellas hasta convertirlas en aparatos con utilidad, puentes resistentes o eslóganes pegajosos, sin embargo no siempre quien parió la idea es capaz de transformarla.

No se trata de un tema de habilidad o imaginación, más bien se relaciona con la entrega y la disposición.

En muchas ocasiones voy por la calle y algo llama mi atención, luego busco apresuradamente mi casi eterna compañía, mi libreta de notas para aterrizarla, esperanzada en que cuando la relea más adelante pueda escribir una columna entera a partir de ella, pero no siempre tengo tanta motivación, tanto talento o simplemente carezco de disciplina suficiente para llevarla a donde quería.

Con el pasar de las semanas el papel donde escribí esa cautivadora ocurrencia se vuelve opaco, se llena de sombra por la suciedad y pierde su calidad especial, acompañada por otras ideas, en bruto también, y unas más desarrolladas con dedicación, que sólo esperan ser publicadas para darse a conocer.

La triste realidad, de muchos pensamientos es que no germinan, al menos no en la cabeza de su creador.

Del mismo modo en que Flickr está poblada con miles de imágenes que pueden ser usadas libremente, siempre y cuando se dé crédito a los autores, Twitter es un semillero de iniciativas que cualquiera puede usar para darle vida a un proyecto nuevo. Aunque no estén claras las aplicaciones de Creative Commons en este servicio de micro-blogging, prefiero llevar mis ideas al mundo a través de esta herramienta, siempre y cuando pueda expresarlas en 140 caracteres o menos. Quizás neuronas distintas a las mías puedan darles el futuro que yo no les di.

2 comentarios:

Sam dijo...

Hola, bueno pues tu blog me parece un excelente ejercicio de escritura catártica, es bueno que esas ideas que te invaden, salgan de este modo fluído y cadente.
Bueno, Saludos.

Johanna Pérez Vásquez dijo...

Sam, estás parcialmente en lo cierto. Escribir para mí sí es una actividad liberadora, pero las catársis actuales no están acá, para evitar torturar a los lectores.
En cuanto a la forma, es el resultado de la disciplina, de escribir sí o sí, con constancia. Te mentiría si dijera que salen de ese modo porque los textos son absolutamente espontáneos.