sábado, enero 10, 2009

Así he encontrado trabajo

Mientras hablaba de hojas de vida y de entrevistas con un amigo, surgieron las tácticas que uso para encontrar trabajo así como la idea de darlas a conocer un poco más.

Usando diversas fuentes, incluida mi experiencia personal presento este listado de acciones útiles para encontrar un nuevo trabajo y arranco diciendo que en este momento yo estoy trabajando, así que algo debo estar haciendo bien:

Usar la rosca: A muchos les encanta debatir si es ético o no el usar los contactos sociales para lograr un objetivo, yo he pasado a ser un poco más práctica y he decidido que lo mejor es acudir a ese grupo de personas con las cuales tengo un trato cordial para preguntarles si pueden hacer algo por mí, mejor aún si tengo relaciones cercanas con ellos.

Una vez tengo identificados a esos personajes que podrían ayudarme, los llamo por teléfono o les escribo un e-mail, me identifico de entrada para no perder tiempo y no hacerlos adivinar, tampoco soy tan ilusa como para esperar que me recuerden "porque soy yo" y paso, luego de saludarlos y preguntarles cómo están, a plantearles mi situación "quiero un trabajo en tal área y me gustaría saber si sabes de algo o si puedes ayudarme de X forma".

Hasta el momento nadie me ha insultado ni me ha tratado mal, todos han sido francos diciéndome si pueden o no hacer algo por mí, cuando han podido recomendarme lo han hecho sin duda y cuando no, me han sacado de la duda inmediatamente. Las relaciones entre ellos y yo siguen siendo saludables,.


Acudir al alma mater: En el mundo presente como mínimo uno debe ser bachiller o tener un diploma de educación secundaria para poder entrar al mundo laboral, así que la gran mayoría de los que buscan empleo vienen de una institución educativa, la cual depende de su prestigio para seguir en el negocio de la educación, entonces es conveniente para ella que sus egresados estén en una posición "decente", léase empleados.

Teniendo en cuenta estos hechos uno no dudará en acercarse a la bolsa de empleo o a los trabajadores de colegio/instituto/universidad para pedir ayuda en la búsqueda de ocupación. Obviamente será más fácil que alguien nos auxilie si tiene una imagen positiva de nosotros, pero es una puerta que debe ser tocada si tenemos un título de algún lado, ya que las probabilidades de recibir una recomendación son altas, además las empresas suelen acudir a los centros de educación para proveerse de empleados, especialmente en áreas especializadas.

El trabajo soñado: Algunas vacantes son publicadas inicialmente en las carteleras internas de las empresas, para que sus empleados sean los primeros en tener opción de cubrirlas y ascender dentro de la organización, es por esto que varias oportunidades nunca llegan a ser conocidas por personal externo.

Para aprovechar cualquier alternativa que surja durante la búsqueda de empleo es necesario llamar a aquellas empresas que están en capacidad de ofrecer cargos en el área que nos interesa, pidiendo a la recepcionista que nos comunique con el departamento de Recursos Humanos, Talento Humano, Gestión Humana, Contratación, etc. o con la persona encargada de hacer la selección de personal para que sea quién nos indique si hay o no vacantes que podamos cubrir.

El trabajo de nuestros sueños puede estar siendo desarrollado por alguien más en este momento, pero ello se debe, entre otras razones, a que esa persona sí se enteró de la necesidad de personal y nosotros no, por eso hay que ser proactivo a la hora de indagar por esos cargos que nos interesan.

Mantener la hoja de vida/ curriculum vitae actualizada/o: En la red existen muchas páginas en las que se puede crear una cuenta personal con los datos laborales y además se puede agregar una fotografía. Esta herramienta es como un pequeño “esclavo” que trabaja por nosotros 24/7, mientras nos dedicamos a diversas actividades ese elemento estará ahí listo para informarle al empleador potencial nuestras capacidades e intereses.

Es indispensable ser sinceros en la información que consignamos en estos sitios, de ello depende que el cargo que obtengamos sea uno en el que encajemos, uno desde el cual podamos beneficiar la comunidad a la que pertenecemos y que a la vez nos entregue satisfacciones.

También es importante que esta información esté actualizada para que las personas que buscan posibles empleados sepan cuál es nuestro estatus actual, por ejemplo, sería desventajoso el que aparezcamos como personas con trabajo cuando en realidad queremos dejar de ser desempleados.

Ser flexible: Un error común cometido por las personas en busca de trabajo es el cerrarse a las posibilidades que les ofrecen. En una ocasión iba buscando un trabajo como investigadora y me ofrecieron dar clases pero nunca lo había hecho, había dictado algunas capacitaciones y eso era todo, sin embargo la idea me resultó atractiva y acepté la posición.

La experiencia es un activo invaluable, no sólo porque el saber hacer algo podrá servir para acceder a otro conocimiento futuro sino porque durante la realización de una actividad uno cambia y se enriquece, por eso es importante aprender a diversificar los servicios que uno puede ofrecer, no sólo por el futuro sino por el presente.

Si uno está abierto a los ofrecimientos que le hacen los empleadores será más fácil encontrar empleo que si sólo se ciñe a las propias expectativas y a los rígidos esquemas mentales que tiene en el cerebro.

Enseguida presento una lista de enlaces a sitios relacionados con la búsqueda de trabajo que uso con frecuencia:

Bumeran.com


ClickEmpleo

Computrabajo

elempleo.com

LinkedIn

OfertasLaborales.net

zonaJobs.com