sábado, noviembre 15, 2008

Historias de buses urbanos


Historia 1: Voy sentada pintándome los labios, arreglándome para el compromiso laboral que tengo cuando 2 sillas más atrás un hombre tiene esta conversación a través de su celular…

-¿Dónde estaba que no me contestaba el celular?
-…
-¿Y qué pasó?
-…
-Sí cómo no (con sarcasmo)
-…
-Mire ¿sabe qué?, ¿por qué no me hace un favor? Saque toda su ropa de la casa, la de los niños también, no quiero verla esta noche cuando llegue.
-…
-No Omaira, me cansé, ya no quiero vivir más con usted, ya no quiero amargarme más la vida con usted.
-…
-Ah no sé, eso dígaselo al tipo con el que estaba, váyase a vivir con él.
-…
-No, yo no quiero tener más problemas con usted, cuando llegue esta noche a la casa no quiero verla ni a usted ni a los niños.
-…
-Bueno, adiós.

Historia 2: Acabo de subirme, estoy medio mojada, sentada cerca al conductor cuando se sube un hombre aparentemente agotado:

-Uy hermano, hace rato no corría tanto
-El ejercicio es bueno para el sistema cardiovasculatorio

Y yo callada conteniendo la risa porque iba sola y no aguantaba reírme como loca.