miércoles, marzo 19, 2008

La violenta raza colombiana

Hace unos años, cuando tomaba el curso de grado de la universidad, la profesora que lo dictaba dijo algo así como "no es extraño que los colombianos seamos tan violentos, pues si tenemos en cuenta que decendemos de tribus indígenas que eran ladronas y agresivas es difícil esperar ser de otro modo" a lo que yo agregaría que para colmo entre nuestros genes se cuentan los de aquellos acompañantes de Cristobal Colón, que eran presidiarios, siendo los únicos que los reyes católicos encontraron dispuestos para semejante aventura.
Sí, el tono es totalmente pesimista, pero también realista y francamente no pretendo que sea de otro modo.
Como medio planeta con conexión a internet tengo un perfil en Facebook, dentro de este, una lista de más de 50 amigos y conocidos, quienes me invitan a cuanta cosa se meten, llámese aplicación, grupo, causa, etc. A partir de estas invitaciones puedo hacer varias conclusiones:
A la gente le encanta odiar, yo incluída. Acúsome porque pertenezco a algún grupo en contra de un presidente, no digo cual porque en este país lleno de "colombianos de bien" se ha convertido en poco menos que un delito expresar abiertamente la opinión y pues bueno, ¿qué más se podía esperar? yo nací en este país, pero no me detendré ahí.
Cualquier noticia, evento o suceso mundial en el que esté involucrada una figura pública colombiana causará un grupo en contra de ese personaje, sin importar si hace o no hace, pues muy seguramente la mayoría opinadora tendrá algo que decir al respecto de su comportamiento.
Si yo estoy mal y los demás están bien ¿por qué no se reproducen cual conejos los grupos en apoyo a en vez de en contra de? En las pasadas marchas he oído a los analistas políticos contando sus puntos de vista al respecto de este fenómeno "marchista", por llamarlo de alguna manera y uno de ellos, una de ellas mejor porque era una mujer, decía que ya era hora de pasar a los movimientos proactivos en vez de seguir con las iniciativas negativas (no esto, no lo otro, aquello tampoco), afirmación que me pareció completamente sensata.
Cuando veo a las mamás junto a sus hijos en la calle diciéndoles "no corras, no toques, no grites, no llores, no te vayas lejos" comienzo a preguntarme ¿entonces qué pueden hacer?, pues dejan a los muchachitos sin opciones. Con las iniciativas de cambio ocurre lo mismo. Las marchas por uno o dos días son muy muy bonitas, muy conmovedoras y muy dramáticas pero la verdad es que no proponen soluciones, al menos las más recientes se han dedicado a promover rencillas, a cultivar odios y de eso ya tenemos suficiente como para echarle fertilizante con movilizaciones físicas y electrónicas.
Justamente entre un grupo de ayuda a los animales que tiene sede en Medellín leía yo algo que decía "...este no es un grupo de simpatizantes sino de personas que actúan, así que si no está dipuesto a ello por favor absténgase de unirse". Creo que esa frase resume muy bien mi idea principal al escribir esta entrada. Todo el mundo puede opinar y las opiniones no sirven para nada, excepto para llenar de plata a las empresas que se dedican a hacer dizque estudios a base de ellas. Lo que sirve es la acción y si uno no es capaz de hacer nada debería abstenese de criticar a quienes intentan hacer algo, porque decir odio a fulanito o perenceja es simplemente hacer público el mecanismo de defensa que los psicoanalistas llaman proyección, en el que yo niego tener un defecto pero se lo achaco al otro y se lo critico porque no soy capaz de reconocer y superar mis propias faltas.

5 comentarios:

william_el_oscuro dijo...

hhmmm...
Perdoname, pero no estoy de acuerdo; JAJAJAJAJA... la cosa es que en este país:"nada se puede"; de hecho ponerse a criticar no tiene nada de "violento", la violencia comienza cuando se decide la acción, porque se va en contra del principio fundamental de la vida en este país:"no se puede", es una puerta cerrada que cualquiera con una idea y la decisión de llevarla a cabo debe tumbar, debe violentar...

Santiago dijo...

No creo que los colombianos seamos mas violentos que nadie particularmente, y menos aún por razones genéticas. Pienso mas bien que es circunstancial.
Basta con mirar la historia del mundo...guerras, exterminio, violaciones masivas, torturas, mutilación, etcétera, a lo largo y ancho de los tiempos y las civilizaciones.

Los hoy países menos violentos descienden de Vikingos, Normandos, Galos,
Romanos, Griegos, Godos, Sajones, Anglos, etc. Para todos, su vida era la guerra.
¿Qué tal los Mongoles o los Japoneses, son los de hoy los mismos de ayer?
Los Alemanes y sus 2 guerras mundiales, los Estadinenses y sus 2 bombas atómicas,
acaso, ¿limpiaron sus genes?...y así por el estilo.

Es verdad que probablemente las marchas no proponen, pero también es verdad que
promueven un sentimiento, un acuerdo, una intención, un rechazo. Precisamente contra
los violentos.

¿Quién dicta que lo que sirve es la acción, y sirve a qué o quién?
Por otro lado, aunque odiar a alguien porque se presume que algo hace o siente puede ser
proyección, no implica que lo sea, pues la proyección consiste en que
la idea de "el otro" no concuerda con su realidad y sí con la de quien
la supone (proyecta).

Licuc dijo...

William pues la puerta de la inacción claro que hay que tumbarla, pero no creo que el camino sea por el sentimiento del odio. Quien no puede es porque no quiere y se comió el cuento de su propia incapacidad.

Santiago muy inteligente reflexión la tuya, no había visto el asunto de ese modo.
Si bien los ejemplos que das no son de pueblos perfectos, sí son de países y culturas que de algún modo sublimaron su instinto violento, un poco como los vulcanos, aquella raza extraterrestre de Star Trek y vaya si conozco el mecanismo de la proyección, de eso hay mucho por acá.

Anónimo dijo...

Nuestros pobres indígenas no tienen nada que ver con la violencia que vive Colombia. Ya suficiente han sufrido bajo el yugo de las élites y mestizos ignorantes como para que ahora les achaquemos también la culpa de nuestra violencia. Los muiscas y taironas no eran los sanguinarios aztecas o mayas, eran pueblos espirituales que seguían preceptos que le servirían de mucho a la sociedad actual. Sólo hay que echarle un vistazo a los Koguis y Arhuacos quienes viven en armonía con la naturaleza hoy en día a pesar de los esfuerzos para acabar con ellos. Más bien echémosle la culpa a la mentalidad colonial que aún persiste en el país, a la estupidez de las clases sociales que reflejan el sistema de castas de la colonia, y a nuestro propio fracaso de no poder construir un país sin corrupción y con educación para todos en estos 200 años de independencia y de patria boba. Nos independizamos de España y de qué nos sirvió? Aprendamos de lo bueno que tienen que ofrecernos las culturas indígenas, son una luz en medio de la oscuridad. Si no fuera por la avaricia e ignorancia que predomina en una sociedad obsesionada con las apariencias estaríamos mucho mejor. Un país como Colombia, verde esmeralda, con sus valles, ríos, montañas, tanta belleza natural, es un paraíso en la Tierra, y nosotros con nuestra de mentalidad de que todo vale lo estamos acabando. No somos merecedores de una tierra tan hermosa si no sabemos cuidarla y sólo pensamos en cómo destruir al prójimo.

vsalaz dijo...

pues mira por mi experiencia en particular, yo soy venezolana y solo voy a citar algunos ejemplos de los pocos colombianos que he conocido. supe la historia de una conocida venezolana y de novio colombiano,que cuando ella se intenta separar de el, este muchacho la mata. los ultimos consejes de mi residencia eran una pareja de colombianos, y un dia se escucharon unos gritos en su hogar y era el marido que la cayo a golpes de una manera horrible, ella banada en sangre fue auxiliado por un vecino el cual se enfrento con el conserje, y este le saco un machete! como pudo salio corriendo con ella! y los otros vecinos acudieron despues de alli , ella volvio con el, y los sacaron del edificio. y mi historia es que yo me case con un colombiano y tambien recibi durante 1 año de matrimonio violencia psicologia y llego hasta la agresion fisica.!y me divorcie de el! de alli pienso que los colombianos son violentos