miércoles, marzo 19, 2008

La violenta raza colombiana

Hace unos años, cuando tomaba el curso de grado de la universidad, la profesora que lo dictaba dijo algo así como "no es extraño que los colombianos seamos tan violentos, pues si tenemos en cuenta que decendemos de tribus indígenas que eran ladronas y agresivas es difícil esperar ser de otro modo" a lo que yo agregaría que para colmo entre nuestros genes se cuentan los de aquellos acompañantes de Cristobal Colón, que eran presidiarios, siendo los únicos que los reyes católicos encontraron dispuestos para semejante aventura.
Sí, el tono es totalmente pesimista, pero también realista y francamente no pretendo que sea de otro modo.
Como medio planeta con conexión a internet tengo un perfil en Facebook, dentro de este, una lista de más de 50 amigos y conocidos, quienes me invitan a cuanta cosa se meten, llámese aplicación, grupo, causa, etc. A partir de estas invitaciones puedo hacer varias conclusiones:
A la gente le encanta odiar, yo incluída. Acúsome porque pertenezco a algún grupo en contra de un presidente, no digo cual porque en este país lleno de "colombianos de bien" se ha convertido en poco menos que un delito expresar abiertamente la opinión y pues bueno, ¿qué más se podía esperar? yo nací en este país, pero no me detendré ahí.
Cualquier noticia, evento o suceso mundial en el que esté involucrada una figura pública colombiana causará un grupo en contra de ese personaje, sin importar si hace o no hace, pues muy seguramente la mayoría opinadora tendrá algo que decir al respecto de su comportamiento.
Si yo estoy mal y los demás están bien ¿por qué no se reproducen cual conejos los grupos en apoyo a en vez de en contra de? En las pasadas marchas he oído a los analistas políticos contando sus puntos de vista al respecto de este fenómeno "marchista", por llamarlo de alguna manera y uno de ellos, una de ellas mejor porque era una mujer, decía que ya era hora de pasar a los movimientos proactivos en vez de seguir con las iniciativas negativas (no esto, no lo otro, aquello tampoco), afirmación que me pareció completamente sensata.
Cuando veo a las mamás junto a sus hijos en la calle diciéndoles "no corras, no toques, no grites, no llores, no te vayas lejos" comienzo a preguntarme ¿entonces qué pueden hacer?, pues dejan a los muchachitos sin opciones. Con las iniciativas de cambio ocurre lo mismo. Las marchas por uno o dos días son muy muy bonitas, muy conmovedoras y muy dramáticas pero la verdad es que no proponen soluciones, al menos las más recientes se han dedicado a promover rencillas, a cultivar odios y de eso ya tenemos suficiente como para echarle fertilizante con movilizaciones físicas y electrónicas.
Justamente entre un grupo de ayuda a los animales que tiene sede en Medellín leía yo algo que decía "...este no es un grupo de simpatizantes sino de personas que actúan, así que si no está dipuesto a ello por favor absténgase de unirse". Creo que esa frase resume muy bien mi idea principal al escribir esta entrada. Todo el mundo puede opinar y las opiniones no sirven para nada, excepto para llenar de plata a las empresas que se dedican a hacer dizque estudios a base de ellas. Lo que sirve es la acción y si uno no es capaz de hacer nada debería abstenese de criticar a quienes intentan hacer algo, porque decir odio a fulanito o perenceja es simplemente hacer público el mecanismo de defensa que los psicoanalistas llaman proyección, en el que yo niego tener un defecto pero se lo achaco al otro y se lo critico porque no soy capaz de reconocer y superar mis propias faltas.

lunes, marzo 03, 2008

La Decisión de los Bohemios


The New Bohemian by ~doppelger on deviantART

Ser romántico en la vida demanda gran valentía porque es difícil vivir haciendo lo que se ama.

Bohemios son aquellos individuos que eligen dedicarse a una romántica profesión como la pintura o la literatura, que además son poco prácticas, según los criterios contemporáneos de productividad y consumo, porque no generan ingresos suficientes para comprar montones de lujos.

Curiosamente sé de personas a las que les ha ido mejor en profesiones poco tradicionales, más de corte artístico, que a aquellas que se decidieron por unas más ‘seguras y respetables’. Concretamente hablo de un músico y de una artísta plástica, a quienes si bien desconozco cercanamente, los percibo como a individuos contentos y satisfechos con lo que la vida les entrega a diario. Ante estos ejemplos me queda muy complicado creer que uno va a ser exitoso sólo por el hecho de estudiar justamente eso que el mundo laboral clama desesperadamente, además empiezo a sentirme más acompañada, así sea por la existencia de completos desconocidos, que ni siquiera están presentes, con los que tengo en común el sentirme atraída por escenarios novedosos / vanguardistas, por querer disfrutar la vida además de vivir de ello.

He conocido ya a gente que decidió jugársela por su amor más profundo, por su amor al arte, más lo que no he conocido todavía, al menos no de primera mano ni en profundidad, es a alguien que haya alcanzado tanto éxito y reconocimiento en su romántica labor como para que le permita llevar una vida cómoda y rica con la que tanto sueño.
Quizás esto se deba a que estas recompensas suelen llegar luego de años de constancia y dedicación a la labor amada, por lo que parece no quedar otro remedio distinto al del compromiso constante y paciente con las acciones diarias para alcanzar así los dorados deseos. Sin embargo me inquieta el tener que esperar muchos años antes de poder disfrutar los placeres que anhelo porque así como muestran a un viejito conduciendo un convertible en un comercial de un banco que promociona créditos, la realidad es que uno quiere gozar la vida ahora, cuando está/ se siente más lleno de fuerzas y energía, no cuando hasta las expectativas se hayan apagado, más en mi caso que nunca he podido imaginarme como una persona mayor, al menos no sin mucho esfuerzo, es una especie de sensación de que no llegaré a vieja.

Es por todo esto que le veo más sentido a estar cerca de aquellos que han logrado vivir con alguna comodidad haciendo lo que les gusta, a ver si de pronto aprendo algo de esa gente porque al final lo que cuenta es amar lo que se hace, ya que en ello se nos va la vida y no aguanta vivir sólo en las vacaciones,, o sea cuando el trabajo que hacemos nos libera temporalmente del yugo bajo el cual nos tiene obligándonos a hacer tareas que odiamos pero que aceptamos con tal de medio vivir.

Me iré entonces a juntar un poco de valor/valentía para seguir intentando vivir de lo que me gusta hacer, logrando concesiones con otras cosas que no me gustan tanto pero que uso como medio para alcanzar mis metas.

sábado, marzo 01, 2008

Pistas para los Optimistas


Optimist by ~justin-case on deviantART

Estoy buscando algunos artículos para uno que voy a escribir, con el ánimo de documentarme antes de inspirarme. El que cito a continuación me gustó muchísimo, aunque ya no sea tan actual:
Manual del perfecto optimista

Este otro es más romanticón y del tipo creo-que-vivo-en-un-cuento-de-hadas pero igual me sirve como punto de partida:

Manual del Optimista