miércoles, septiembre 19, 2007

Esta colombiana quiere otro canal de televisión

Por estos días RCN y Caracol, los únicos canales nacionales de capital privado en Colombia, están dispuestos a convencer a la Comisión Nacional de Televisión de de que la actual oferta es suficiente para satisfacer las necesidades y gustos de todos los habitantes del país, por lo que la creación de un tercer canal es inútil.

Estoy totalmente en desacuerdo con esa afirmación.

Por ello iré contradiciendo las razones que citan los presidentes de estas empresas, desde mi papel como televidente observadora.

La calidad de las producciones decaerá.
Si lo que hoy es calidad según la definición que los interesados, o sea los canales privados hacen de ella, debo entender este concepto de una forma muy distinta y prácticamente opuesta, pues cuando veo las muestras televisivas de otros canales, tanto públicos como privados, noto el abismo que existe entre los dos. Yo por calidad entiendo una producción agradable a la vista, estética pero además con un contenido que me cuestione, que me haga pensar y que me haga reír sin recurrir a lugares comunes.

El presupuesto de publicidad es insuficiente para que los anunciantes puedan pautar en tres canales.
Siendo así, ¿por qué diablos tengo que ver sólo comerciales colombianos a ciertas horas en Fox?, ¿por qué cada vez hay más productos y servicios nacionales apareciendo en Discovery, Universal, CNN en español y demás canales de televisión por cable?, ¿acaso anunciar en esos canales es gratis y por eso todos lo hacen?, si es así que me avisen para yo anunciar allí también mis servicios profesionales.

Los televidentes están completamente satisfechos con la oferta televisiva que tienen.
Si se entiende por satisfacción, que yo, porque tengo tiempo me espero a que pase la medianoche para ver programas periodísticos y / o de opinión con tal de saber qué dice la gente que tiene cargos influyentes en el sentir público, porque disfruto conocer sus opiniones, está bien, tienen razón, pero si hablamos de mi comportamiento cada vez que comienza la sección de deportes en un noticiero de un canal privado o lo que hago cuando la farándula toma más de diez minutos hablando de telenovelas que no veo, creo que nos estamos refiriendo a una especie de televidente a la que abiertamente no pertenezco y si eso les importa un bledo, tengo todo el derecho de poder ver otro espacio que me ofrezca porcentajes de programación más altos con contenido esperado, dándome oportunidad de alejarme de repeticiones variopintas de viejos esquemas enfermizos que sólo perpetúan visiones sesgadas y estancadas del mundo en que vivimos.

Por ello afirmo que esta colombiana quiere otro canal de televisión y creo no ser la única que piensa así (y eso que yo tengo televisión por cable).

1 comentario:

Lina dijo...

SCUSA
IN CHE LINGUA E SCRITTOIL TUO BLOG?
PERCHE NELMIO BLOG HO IL

TRADUTTORE E TRADUCENDOLO IN INGLESE POTERI LEGGERE I TUOI

SCRITTI
CIAO!! E GRAZIE ....LINA