viernes, julio 13, 2007

El adorable ya no está

No suelo escribir en caliente, es decir, directamente en la bitácora pero no quería quedarme sin decir que cuando una persona que uno no vió nunca en la vida se muere y aún así uno siente algunas arrugas en el corazón, tiende a pensar que en realidad era bueno, como todos los muertos.

Por algo habrá dicho, su ahora viuda, que era adorable, cuando le pidieron que lo describiera en vida.

Se murió y yo siento arrugas en el corazón, parecidas pero no iguales a las que sentí cuando se murió este señor.

Que en paz descansen los dos así hayan muerto a destiempo.

2 comentarios:

padawan dijo...

¿a destiempo? ¿a los 85 y 92 años?

Johanna dijo...

Señorita me tomé la libertad de usar la palabra "destiempo" dándole el significado de "tiempos distintos", pero ellos así hubieran durado mil años habrían hecho falta igual al morirse.