lunes, febrero 12, 2007

Miopía Emocional en el Mundo Laboral

En noticias recientes apareció el caso de una astronauta estadounidense quien atacó a otra astronauta al creer que esta le estaba robando el cariño de su amante, también colega. Lisa Nowak es separada y tiene tres hijos. Volvió hace poco de una misión en el espacio que duró12 días, tiempo durante el cual personal de la NASA se encargó de monitorear todos los procesos que debían cumplirse para completar el programa planeado previamente. Diligentemente este personal hizo su trabajo, mas lo realmente sorprendente para mí es que nadie se diera cuenta de lo que ocurría entre los dos astronautas, al menos eso es lo que afirman los medios de comunicación, fuente poco confiable; se me hace fácil suponer que alguna mujer del Programa Espacial - si no varias – notó movimientos y comentarios sospechosos que daban pistas acerca de las características de la relación que sucedía entre esas personas.
Ahora que los hechos han tenido consecuencias violentas la NASA ha retirado a Lisa Nowak de los listados de candidatos pata futuras misiones, además ha pedido que se revisen los exámenes médicos y psicológicos que se le hicieron. Este proceder sólo confirma la miopía del mundo profesional, pretende que los trabajadores sean máquinas de producción de las cuales sus parejas y familias son sólo accesorios que las mantienen para seguir trabajando, la motivación externa que los mueve a generar ganancias ya que el dinero les permite cuidad a sus seres queridos.
Esta acción me recuerda la soberbia con la que los seres humanos queremos hacer creer que las emociones y todo lo relacionado con ellas son contenidos de quinta categoría que nada tienden que ver con la excelsa racionalidad de la mente consciente.
Esta astronauta pudo tener resultados perfectos tanto en sus exámenes médico como en los psicológicos pero no se puede pretender que una persona embriagada de amor y / o pasión se comporte de forma tan aplomada como un jugador de ajedrez en la final local de un campeonato.
Las emociones son contenidos ricos y positivos que nos mueven hacia la consecución de nuestras metas cuando sabemos regularlos, asunto que difícilmente ocurrirá si nuestra parte intuitiva, tanto de hombres como de mujeres, es negada constantemente más frente a situaciones obvias que surgen, por ejemplo, en relaciones de pareja. De seguir así la intuición será como un órgano atrofiado para la mayoría de las personas, si no es así ya.

5 comentarios:

Astrolabio-jsa dijo...

Interesante lo que planteas, Johanna. Ciertamente, todos los exámanes de la astronauta pidieron dar perfecto, pero "embriagada de amor" (o "borrachita de sentimientos") se puede tener una reacción inesperada. Y no solo a ella, que es astronauta, sino a un taxista, un estudiante y un profesor universitario. Y también, increíble que nadie se haya dado cuenta de lo que pasaba con esa pareja. Y a propósito, ¿del astronauto qué se sabe? Saludo.

adriana dijo...

Ilusa e ingenua que soy crei que alguien que tenia una inteligencia excepcional como para desarollar un robot de la nada, tambien tendria una sensibilidad e inteligencia emocional por lo menos excepciones. Pues no, acabo de aprender la leccion: la Dra BDMS no tiene la mejor idea del existencia de los sentimientos y las emociones de los demas por eso pasa por encima de todo aquello que la racionalidad no le permite entender...uhmm yo siempre aprendiendo a las malas :(

El Marqués de Carabás dijo...

La lógica se queda corta con el amor aunque se esfuerce por aplicarse en las personas. La respuesta más contundente es pensar que el amor no existe, como lo dice Llinas, y si no existe queda difícil explicarlo.

Álvaro dijo...

Se viene hablando hace rato de Inteligencia emocional e inteligencia social. Dos cosas que parecen muy importantes y que no todos dominamos o poseemos.

primera vez que entro por acá. Buenas lecturas. Keep on blogging!

L dijo...

Astrolabio es verdad que esto puede pasarle a cualquiero persona, verlo en un "modelo de conducta" como una astronauta sólo hizo más evidente este tipo de situaciones y pues hasta donde he leído ni idea del tipo.

Adriana no entendí lo de la dra. pero al menos está bien aprender algo de los porrazos, peor sería que ni eso se aprendiera.

Marqués en parte tiene razón Llinas pero por otra es pura química, sino que uno la complica cuando quiere racionalizarla.

Álvaro bienvenido todas las veces y pues esas inteligencias como el resto hay que practicarlas, no basta con sólo saber que existen.