martes, enero 02, 2007

¿Conquistadas o conquistados?

Hace unos días hablaba con unas primas y con una tía acerca de la conquista amorosa.

Yo me quejaba porque conozco a varias mujeres que siempre han llegado a conformar parejas luego de ser elegidas por un hombre, rara vez se han preguntado si el personaje que las corteja realmente les gusta o no, simplemente responden a su cortejo porque es lo que debe hacerse, como si siguiéramos en época pretéritas en donde la parte femenina no tenía voz ni voto a la hora de vivir su vida sentimental.
En contraste otras mujeres, muestran como patrón consistente de su comportamiento el elegir entre los hombres que conocen al que las acompañará durante el trayecto siguiente de sus vidas.

Luego de plantear estas posiciones entramos en una discusión tratando de descubrir cuál es la parte que conquista a la otra cuando está por comenzar una nueva relación de pareja.
Yo sostenía que la mujer es consciente o inconscientemente quien comienza la conquista, a veces dejándole creer al hombre que ha sido él quien dio inicio al proceso, todo para salvaguardar su ego y hacerle creer que siempre tiene la razón. Afirmo esta posición porque creo que con un simple batir de pestañas o un movimiento sutil del cabello suelto se ponen en marcha mecanismos químicos en el cuerpo del hombre que lo preparan para el cortejo, quizás él crea que todo fue idea suya y que de él depende el éxito en la campaña pero simplemente, si la mujer no hubiese estado allí dispuesta para la ocasión esa meta ni siquiera se habría planteado. Creo que como para las peleas para el romance se necesitan dos.
Claro, no negaré que en algunos casos me ha halagado que hombres que me resultaban atractivos mostraran un interés similar por mí, una sincronía que mantuvo mi autoestima saludable, pero no creo que esta sea la manera primordial y absoluta de relacionarse con los demás.
Parte de la felicidad de la mujer está en llevar una vida amorosa armónica y para ello es necesario que siga un poquito el ejemplo de María Félix (q.e.p.d.) quien en alguna entrevista afirmaba que había sido muy feliz gracias a haber escogido los hombres que la acompañaron en distintos momentos de sus vidas.

Pdta.: En este momento está publicado un artículo que escribí para la revista El Clavo, el cual puede leerse en este enlace.

Sus comentarios aquí y allá son siempre bienvenidos.

2 comentarios:

Diana Coronado dijo...

Aló!!, estaba leyendo tus post.
Tienes razón.
Lamentablemente a veces se cae en el juego de no ser selectivas.
Yo creo que todo está en el autoestima.
En sentir que podemos aspirar a mas, no sólamente al primer hombre que nos proponga salir.
Cuídate, excelentes post.
Happy Holidays bella!!

adriana dijo...

Yo diria que es de buena educacion responder como se debe a un halago,pero cuando pasa lo halagador es mejor decir "yo te llamo" ;)